Blog

 

En nuestro BLOG conseguirás siempre información importante, util e interesante del medio inmobiliario

(0 votos)

En qué casos no hay que pagar la plusvalía municipal y cómo recuperar el dinero

En qué casos no hay que pagar la plusvalía municipal y cómo recuperar el dinero

Los contratos para extinguir el condominio, disolver una comunidad o liquidar una sociedad de gananciales están exentos del pago

La división de la cosa común, extinción de condominio o liquidación del proindiviso, al igual que la liquidación de gananciales, es un negocio jurídico (o acto o contrato), sujeto, pero exento de la plusvalía municipal.

Definición de conceptos

Antes de entrar en materia, conviene repasar todos y cada uno de estos conceptos:

Cosa común, condominio o proindiviso.- Tres denominaciones diferentes cuyo significado es el mismo. Sucede cuando dos o más personas tienen la propiedad de una misma cosa, en partes o cuotas bien delimitadas para cada uno de los propietarios, que han adquirido bien por compraventa, donación o herencia.

Es muy habitual encontrarnos con estas situaciones, sobre todo en herencias, y en parejas de hecho que adquieren la vivienda que va a servir de domicilio habitual en determinados porcentajes o por mitad e iguales partes.

Sociedad de gananciales.- Se constituye, salvo que haya pacto en contrario o el matrimonio se celebre por residentes en determinadas comunidades autónomas como Cataluña, cuando se contrae matrimonio. Los bienes que se adquieren a partir de ese momento, ya sea vivienda, local, garaje, trastero…., entran a formar parte, sin definición de cuota concreta, en la masa ganancial de la sociedad de gananciales. También entrarán a formar parte de dicha masa ganancial aquellos bienes que expresamente aporte alguno de los miembros del matrimonio a la sociedad de gananciales.

Plusvalía Municipal.- Llamada así comúnmente, pero cuyo término jurídico es Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Bienes de Naturaleza Urbana (IIVTNU).

Se trata de un tributo o impuesto de carácter municipal (es decir, hay que abonarlo al Ayuntamiento en el que se encuentre el inmueble, ya sea éste, local, garaje, trastero o vivienda), como consecuencia de una transmisión, debiendo de entender por transmisión cualquier acto por el que se traslada la propiedad de una persona a otra; o lo que es lo mismo el cambio de “manos” o de titularidad de una propiedad.

Desde el año 2017, cuando se pronunció por primera vez el Tribunal Constitucional, ha sido un impuesto muy discutido, y actualmente, desde el 26 de Octubre de 2020, fecha en la que se dio a conocer (no a publicar en el BOE) la confusa sentencia del Tribunal Constitucional, por la que se anulaba la fórmula de cálculo, son muchas las distintas teorías que se están manteniendo por destacados profesionales sobre quien si, y quien no, tiene derecho a la devolución, o incluso a no pagarla. Pero de esto no va a tratar el presente artículo.

Acto Sujeto.- Se dice que un acto o contrato está sujeto a un impuesto cuando hay obligación de hacer la declaración de dicho impuesto, como consecuencia de la celebración del contrato. Por ejemplo una compraventa, una herencia, una donación, una disolución de comunidad, extinción de condominio o división del proindiviso, o incluso la liquidación de una sociedad de gananciales.

Pero el hecho de que el contrato esté sujeto a dicho impuesto, en este caso concreto, la disolución de comunidad o la liquidación de gananciales, no significa que haya que pagar impuesto, sino simplemente declararlo.

En estos casos, en los que el impuesto no se debe de abonar, y su autoliquidación o liquidación –según sea hecha por el obligado a hacer la declaración, o por el Ayuntamiento- tenga resultado 0 €, se denomina exención.

¿Qué actos o contratos están sujetos, pero exentos de la plusvalía municipal?

Tal y como se ha dicho anteriormente, los contratos que se celebran para extinguir el condominio, disolver una comunidad o dividir un proindiviso, así como los que se hagan para liquidar una sociedad de gananciales, siempre y cuando no haya exceso de adjudicación (es decir, que sea igual y equitativo el reparto entre las partes mediante la división real en partes, o mediante compensaciones económicas), están sujetos al impuesto de plusvalía municipal –hay que declararlos ante el Ayuntamiento-, pero están exentos, o lo que es lo mismo, no hay que pagar nada, debiendo de ser el resultado de dichas autoliquidaciones o liquidaciones igual a 0 €.

Y aunque en referencia a las liquidaciones de gananciales no hay duda alguna en los Ayuntamientos a la hora de aceptar que se trata de actos sujetos, pero exentos del impuesto, no ocurre lo mismo con las extinciones del condominio, disoluciones de cosa común o divisiones de proindiviso, y deciden girar el impuesto, por un determinado importe y aplicando las fórmulas de cálculo que correspondieran en cada momento.

¿Cuál es el camino si nos giran ese impuesto en alguno de los casos planteados anteriormente?

Dos pueden ser las posibilidades de recurso:

  1. Que al notificarnos que tenemos que pagar alguna cantidad por el impuesto de plusvalía municipal seamos lo suficientemente rápidos para interponer el recurso de reposición contra dicha liquidación o autoliquidación, y de ser desestimado de manera expresa o por silencio (recordar que la administración tiene 6 meses para resolver), interponer reclamación económico-administrativa previa al procedimiento contencioso-administrativo ante el Juzgado, siempre y cuando el Ayuntamiento disponga de Tribunal o Jurado Económico-Administrativo. De no disponer de dicho organismo, tras la desestimación del recurso de reposición, no cabrá otra opción que demandar al Ayuntamiento ante los juzgados y tribunales contencioso-administrativos.
  2. Que no hayamos sido conscientes de que dicho impuesto no había que pagarlo, o se nos haya pasado el plazo para recurrir en reposición, y lo hayamos pagado. El procedimiento para recuperar lo que indebidamente se ha abonado por ese impuesto, en este último caso es un poco más complejo, pero en absoluto imposible. Se trata de interponer el denominado recurso de revocación, que se va a tratar en el siguiente apartado.

¿Qué es el recurso de revocación ante un Ayuntamiento? Rrazones para su interposición

Se trata de un recurso poco habitual, por el que el contribuyente, ante una situación intolerablemente injusta, como es el cobro del impuesto de plusvalía, por unos actos o contratos sobre los que no tenía que haber abonado importe alguno, solicita al Ayuntamiento que revoque dichas liquidaciones y le devuelva lo indebidamente pagado, por ir en contra de la jurisprudencia y de la consultas vinculantes de la Dirección General de Tributos, con sus respectivos intereses.

La especialidad de este recurso de revocación, tal y como está previsto legalmente, es que el Ayuntamiento, en principio, no está obligado a resolverlo, sino simplemente a acusar recibo de dicho recurso al contribuyente que lo interpuso, habiendo dejado el legislador, al regular este recurso, al arbitrio de la Administración, incluso ante actos que infringen la legalidad, si decide o no sobre el mismo. Para que nos entendamos, el Ayuntamiento ante tal recurso puede, o no, decidir si abre expediente y lo tramita.

En general, los Ayuntamientos, ante las facultades que les da la Ley vigente, no suelen abrir ni tramitar el expediente para revocación de sus propios actos, que sería tanto como negar los actos que ha hecho, ni aunque resulten confiscatorios e intolerablemente injustos para los contribuyentes; por lo que ante su silencio, no quedará otra opción que acudir a los juzgados y tribunales contencioso-administrativos, quienes sí están facultados para revisar los actos administrativos, dictados en este caso por el Ayuntamiento en cuestión, y restablecer la legalidad infringida por la corporación municipal, obligándole a anular las liquidaciones o autoliquidaciones giradas, aunque hayan adquirido firmeza, y a devolver, junto con sus intereses, las cantidades cobradas indebidamente.

La letrado del presente artículo ha obtenido una sentencia reciente, favorable en este sentido, a pesar de las alegaciones realizadas por el Ayuntamiento en el sentido de la intangibilidad, o no poder tocarse, las resoluciones firmes.

(Fuente idealista.com, Artículo escrito por Carmen Giménez, abogada de G&G Abogados)


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/valencia/public_html/templates/jdboston/html/com_k2/blog/item.php on line 272
Visto 177 veces Modificado por última vez en Martes, 15 Febrero 2022 15:17

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies POLITICA DE COOKIES