Blog

 

En nuestro BLOG conseguirás siempre información importante, util e interesante del medio inmobiliario

¿Para qué necesitas una licencia de obra?

Si quieres realizar una obra en un inmueble, no puedes lanzarte sin más. Si así fuera, no habría forma de asegurar que todos los edificios cumplen con los estándares del Código Técnico de Edificación (CTE). Necesitas pedir permiso al ayuntamiento, y para ello tienes que solicitar una licencia de obra.

Como no todas las obras son iguales, existen dos tipos de licencia en función de la magnitud de las modificaciones. La primera es la licencia de obra menor, para trabajos relativamente sencillos que no modifican la estructura del inmueble. Serían obras menores el cambio de puertas o ventanas, la instalación de cerramientos o cualquier tipo de fontanería.

La licencia de obra mayor, en cambio, sí que implica modificar la estructura básica del inmueble. Cada municipio especifica en su Plan General de Ordenación Urbanística qué es lo que considera una obra mayor, pero con carácter general pueden incluirse las siguientes actuaciones:

  • Obras de nueva planta.
  • Obras que suponen el cambio de uso del inmueble, como adaptar un local para convertirlo en vivienda.
  • Obras que modifican la estructura de la edificación, como añadir o tirar tabiques.
  • Obras en los elementos comunes del edificio, como la terraza o la fachada.
  • Obras relacionadas con la protección contra los incendios.
  • Obras de ampliación en lo que se refiera a altura y/o volumen.
  • Obras de rehabilitación. 

¿En qué se diferencian la obra mayor y la menor?

Las obras menores son por lo general más sencillas en cuanto a técnica, y también más baratas. Por no suponer un cambio en las estructuras o elementos comunes del inmueble, no tendrás que presentar un proyecto de obra. Se considera que una obra menor no puede poner en jaque la normativa de seguridad del CTE.

La licencia de obra mayor suele resultar más cara ya que conlleva más trámites. Además los plazos suelen ser más amplios.

La tasa la fijará el ayuntamiento para ambas licencias (algunos municipios la han suprimido, así que no dudes en preguntar) pero debido a todos los informes adicionales que debes entregar conviene contratar a un arquitecto técnico o superior. Puedes hacerlo en empresas especializadas como Certicalia.

De forma obligatoria para cualquier tipo de licencia de obra, firmarás una declaración responsable en la que te comprometerás a hacer buen uso de ella en caso de que te la concedan.

¿Puedo hacer algún tipo de obra sin licencia?

Existen modificaciones, como pintar las paredes de la casa, que pueden hacerse sin licencia. Sin embargo, antes de lanzarte a modificar algo “que no hace daño a nadie”, conviene que consultes con un profesional.

Para conseguir una licencia de obras tendrás que entregar una memoria descriptiva de los trabajos, realizada por un técnico que la visará en un Colegio Oficial o te protegerá con su seguro de responsabilidad profesional.

Si no has seguido el cauce administrativo, en cambio, cualquier accidente será responsabilidad tuya. Además de pagar cualquier gasto derivado serás sancionado por la autoridad pertinente, con multas que empiezan entre 300 y 6.000 euros por infracciones leves.

En resumen, no merece la pena correr el riesgo por no pagar el coste de una licencia, que aunque depende de cada ayuntamiento no suele ser demasiado elevado.

(Fuente vivados.com)

Publicado en Reformas

¿Qué documentos son necesarios para hacer reformas?

¿Tienes intención de hacer algún tipo de mejora o reforma en tu casa y no acabas de tener claro qué documentación necesitas para que todo esté en regla?

Es algo que sucede con frecuencia. Porque los pasos a seguir varían en función de lo que vayas a hacer. Y del lugar en el que vivas. Puesto que será el ayuntamiento de tu localidad el que tenga la última palabra respecto a los trámites establecidos.

Siempre es recomendable consultar con la administración local para que, llegado ese momento, cuentes con información suficiente. Te avanzamos qué documentos puedes necesitar a la hora de hacer reformas

Documentos para reformar la vivienda

Básicamente, ante la ejecución de cualquier mejora en tu vivienda, tendrás que familiarizarte con dos conceptos: la comunicación previa y la licencia de obras. Esta, a su vez, abre dos vías: la licencia de obra mayor y la licencia de obra menor, orientada a las mejoras más simples. La mayoría de ayuntamientos incorporan la comunicación previa para aquellas actuaciones más sencillas que no alteren la estructura interior de una vivienda.

Empezando por lo más complejo, hay actuaciones, como la reforma integral de una propiedad que requieren necesariamente de un permiso. Es lo que se conoce como licencia de obra mayor. Y que acarrea además el pago de tasas municipales más altas que en el caso de la obra menor.

Por lo general, cualquier reforma que afecte a un elemento estructural de la vivienda o que altere su distribución y superficie forma parte de esta categoría. Por lo que su ejecución está supeditada a la concesión de la licencia

Proyecto de reforma

Será en la tramitación de este tipo de permisos cuando se sumará un documento que será imprescindible para realizar la obra de acuerdo con la legalidad. Hablamos del proyecto de reforma. Este deberá ir firmado por un  arquitecto o un arquitecto técnico. Además de contar con el sello del colegio profesional.

Esta exigencia aumenta los costes por los servicios del profesional que realice el proyecto. Pero garantiza que todos los trabajos se efectúan en las condiciones de seguridad y de respeto a la ley exigidas. Este documento no es habitual en las licencias de obra menor.

Obras menores en una vivienda

Cuando la actuación a ejecutar en la vivienda sea de pequeño calado, generalmente no será necesaria una licencia de obra mayor ni un proyecto técnico. Sino una licencia de obra menor. O, en algunos casos, una comunicación previa a la administración. Esta opción está muy extendida y se aplica para mejoras sencillas en lugares como Madrid, Zaragoza o Palma, entre otros muchos.

También es posible que el ayuntamiento requiera la firma de una declaración responsable. Por ejemplo, cuando para el desarrollo de las obras sean necesarias ciertas precauciones en materia de seguridad.

Por lo general, será necesario tramitar este tipo de comunicación para actuaciones como reformas en cocinas o baños, mantenimiento del acabado de paredes y suelos, cambio de persianas o barandillas, instalación de fontanería, electricidad o calefacción; pintura o estucado.

Sin embargo, las variaciones de ciudad a ciudad son muchas. Y van desde el tipo de actuación que debe tramitarse con comunicación previa, hasta la necesidad o no de esperar a que el ayuntamiento responda a esta comunicación.

Por ello, no es difícil que se pueda escapar algún detalle por el que, lo que tú veías como una obra sencilla, no esté considerada como tal por el consistorio. Así, consulta a tu ayuntamiento y a un experto en la materia antes de dar cualquier paso que pueda complicar la mejora de tu hogar.

Publicado en Reformas

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies POLITICA DE COOKIES